Aug 022013
 

El Papel de la Empresa en la Eliminación de la Pobreza

Howard Richards, July 18, 2013

Howard Richards: El tema que nos convoca es la eliminación de la pobreza.

Alfonso Muena: Un tema difícil.

Howard Richards: Hoy en día hay un progreso grande en este sentido, y no me refiero solamente a las cifras que muestran la pobreza dura se retrocede tanto en números absolutos como en porcentaje de la población, tanto en Argentina como en Chile. También me refiero al consenso cada vez mayor que la sociedad entera, tanto la sociedad civil como el gobierno, e incluso la empresa, debe comprometerse a trabajar para eliminarla.

Alfonso Muena: Siempre cito a un amigo quien es uno de los grandes agricultores de la décima región. Él suele decir, “No vale la pena ser rico en medio de tanta pobreza.”

Howard Richards: Quizás se puede decir que en el siglo veinte había una lucha de clases. Ganó el capital. Perdió el trabajo. Hoy en día los capitalistas, o por lo menos una parte importante de ellos, se dan cuenta que su victoria no les conviene. No le conviene vivir en un mundo con los trabajadores aplastados, con pobreza, con tanta violencia; con tanta delincuencia, droga, y alcoholismo; con gente sin educación o con mala educación y por lo tanto inculta; con gente sin acceso a la medicina y por lo tanto enferma.

Alfonso Muena: Ni le conviene vivir en un mundo contaminado. Déjame decir al respecto que la industria salmonera no es de ninguna manera una industria contaminante. El salmon requiere sobre todo el agua pura. Funciona como un “fusible ecológico.” Cuando la pureza del agua se pierde hasta el punto que el salmon ya no puede vivir, se sabe que hay amenaza también a los otras especies, menos delicadas que el salmon. Lo que más conviene a la industria salmonera, su primera necesidad, es la defensa de la calidad del agua.

Howard Richards: O sea, no es cierto el clamor de ciertos ecologistas contra la industria salmonera.

Alfonso Muena: El ecologismo mismo no deja de ser a veces una especie de industria. Si se puede recolectar fondos de gente de buena voluntad esgrimiendo discursos plausibles aunque falsos sobre amenazas imaginables aunque irreales, ya hay base económica para un cierto tipo de emprendimiento social.

Howard Richards: ¿Un emprendimiento social irresponsable?

Alfonso Muena: Claro que hay responsables también. Cuando volvió la democracia en Chile había cierta atmosfera contraria a la industria salmonera porque supuestamente estaba contaminando el agua. Invité al primer intendente democrático, un socialista del norte, que me acompañara a ver nuestras instalaciones. No vió nada contaminante. Le invité a beber el agua. Yo mismo bebé el agua. Por supuesto no me pasó nada mal. Él fue convencido y llegó a respaldar a nuestra industria tanto que unos le llamaron el “Intendente Salmonero.”

Howard Richards: O sea, es cosa de ver los hechos.

Alfonso Muena: Hoy en día tenemos que proceder sobre la base de datos concretos, sea cuestión de eliminar la pobreza, o sea cuestión de contaminación ambiental.

Howard Richards: Se habla cada vez más de la responsabilidad social de la empresa. ¿De qué se trata? ¿Se puede decir que la eliminación de la pobreza sea responsabilidad de la empresa? ¿De los empresarios?

Alfonso Muena: Es mejor hablar de la responsabilidad en general. Hay una falta de responsabilidad en todas partes, a todo nivel. No tiene sentido decir que los empresarios debemos ser responsables, sin decir que los demás también lo deben ser. Te puedo dar un ejemplo. Viajo mucho en LAN. A veces me pasa que se suspende el vuelo de repente. Llego al aeropuerto con mi maleta y me boleto y no hay vuelo. El personal me dice, “LAN suspendió el vuelo.” Como si fuera LAN alguna entidad abstracta que no tuviera cara ni voz, o como si fuera LAN solamente quienes aportan el capital o quienes son ejecutivos de plano mayor. Yo les digo, “Vd. es LAN. Yo tengo contrato con la empresa, y en este momento Vd. representa la empresa.”

Howard Richards: O sea la gente en general no quiera asumir la responsabilidad por el papel que tenga en la sociedad, sea lo que sea su papel. Imaginan que las instituciones son algo aparte que circula en las nubes, cuando en verdad las instituciones son integradas por personas.

Alfonso Muena: La empresa no es el inversor que pone el dinero, o pone una parte del dinero, ni es el gerente ni el subgerente, ni es solamente la mesa directiva. Es la sumatoria de todas las personas quienes forman una comunidad de trabajo colaborando juntos en una actividad común.

Howard Richards: El tema que nos convoca no tiene que ver en primer término con las relaciones entre sí de las diversas personas quienes constituyen la empresa, sino más bien con las relaciones exteriores de la empesa, con la pobreza que abunda en el mundo que nos rodea.

Alfonso Muena: El estado tiene que asumir un protagonismo en el asunto. El estado en fin de cuentas somos todos nosotros.

Howard Richards: ¿Me puede dar un ejemplo?

Alfonso Muena: Un primer ejemplo pueda ser la acción del gobierno de Noruega para eliminar la pobreza en el norte de su país, justamente en este caso resultó ser por la promoción de industrias pesqueras.

Howard Richards: O sea la eliminación de la pobreza fue la finalidad, y la industria pesquera fue la solución.

Alfonso Muena: Así resultó, pero no comenzó así. El gobierno de Noruega disponía de datos sobre la pobreza en el país, y se dio cuenta que en el norte había gente aislada, sin recursos, sin empleo. Sobre la base de los datos que tenía, pidió más estudios sobre el problema y sus posibles soluciones.

Howard Richards: ¿A quién pidió los estudios?

Alfonso Muena: A las universidades. Hizo convenios con universidades de su país.

Howard Richards: O sea, las universidades también tienen que asumir un protagonismo en la eliminación de la pobreza.

Alfonso Muena: Las universidades, y todas las instituciones productores de conocimientos. Hoy en día el factor clave en la producción no es tanto el trabajo, aunque sea siempre básico contar con mano de obra responsable y capacitada …

Howard Richards: …allá entra otra vez la educación…

Alfonso Muena: … entra dos veces. La educación debe servir sobre todo en el antiguo sentido de la palabra, de formar a gente educada, o sea gente honesta, responsable, capaz de colaborar en equipos, auto-disciplinada. . Es también imprescincible la formación técnica. El trabajador raso sin especialidad técnica sirve cada dia menos en la industria moderna.

Howard Richards: Pero ibas a decir que en todo caso el factor trabajo no es la más clave en la producción y por ende en la eliminación de la pobreza.

Alfonso Muena: Ni tampoco el factor capital. Lo que es cada dia más clave es el conocimiento. Me refiero otra vez a la industria salmonera. Lo que es determinante, y lo que determina el éxito o el fracaso, es la mortalidad de las peces. Son las enfermedades de las peces la gran amenaza.

Howard Richards: O sea, la defensa contra las enfermedades es la clave del éxito de la industria.

Alfonso Muena: Y éste depende de la investigación. Las enfermedades están siempre mutándose. Cada vez que inventamos una estrategia contra las enfermedades, los enemigos naturales de las peces evolucionan de tal manera que tenemos que seguir siempre alertos, siempre tomando mediciones y medidas, y siempre adecuando las estrategias a las nuevas realidades.

Howard Richards: O sea, si se puede generalizar del caso de la industria suya, frente a los hechos de la naturaleza, en la lucha para eliminar la pobreza tienen que colaborar empresas, gobiernos, e instituciones académicas.

Alfonso Muena: Asumiendo un rol coordinador los gobiernos. Siguiendo con el ejemplo de Noruega, los estudios hechos por los equipos universitarios mostraron la factibilidad de industrias pesqueras, y especialmente la producción de salmón.

Howard Richards: ¿Un caso semejante al caso chileno antes de la introducción de la industria salmonera en el sur de Chile?

Alfonso Muena: Gente aislada, sin conocimientos técnicos, sin recursos, pero con aguas y condiciones climáticas aptas para la producción de algo que tiene amplia acogida en los mercados mundiales.

Howard Richards: ¿Y cuál fue el papel del gobierno? Siempre me ha llamado la atención que la democracia social en los paises escandinavos, y la efectiva eliminación de la pobreza, se ha logrado sin nacionalizar ni una sola industria.